Renacer

Tiernas prímulas crecen con sus intensos colores en el corazón, lentas y fuertes, en un invierno blanco.
Laten frecuencias nuevas que limpian los ojos con el frescor del rocío.
En las estrechas canículas se fragua un musgo que une todo, con un verde campo que pronto será regado de amapolas.
Y el viento se mueve atrayendo semillas recónditas, refrescando los suburbios de esta tierra que se abona con un bello amor, silbándole a la vida entre arrumacos.

d65fdc50-285c-4338-81a3-3e5056f9dcc8

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s