LUZ

A la fortaleza gritas, para que de salto en salto te eleve a ese hueco de paz donde canta un pájaro y desnudo te bañas en el río.

Y en la infinita calma suspiros de amor y sangre corren por las venas, el sol en su esplendor, un cielo radiante azul e intenso te atraviesa, te gira y en ese mareo ves tu vida.

Ahora la brújula apunta certera, hay días y días.. pero tú ya sabes a dónde vas despierto, sereno y auténtico.

Al gritar tu fuerza despertó y ya es imparable, resquebraja la tiniebla y deja entrar la luz, a tu mundo, al mío, al de todos.

¡Bendita luz!

Corazón

Allí donde juegan los duendes mientras duermes se te desvelan ciertas formas, itinerarios y atisbos que conectan corrientes perdidas.

Entonces te desenvuelves en diferentes escenarios, tan inevitables,al jugar Morfeo contigo, que puedes ser una hormiga perdida entre los juncos y a los dos pasos el gigante de Gulliver.

Respiras cerca de piedras preciosas que quisieras coger y levantar y de pronto la lluvia te cala la ropa y caes a un río que te lleva por diferentes parajes.

Sientes un pálpito, como cuando ves y no ves pero algo hay que vas a descubrir.

Un paso y otro paso, una azada, la tierra escupiendo y el palpitar del corazón, con su propósito adelante.

LIBRE

En el fabuloso, intrincado y soberbio camino de la vida vas con el regalo que te dieron de tus cuentas al nacer.

A veces poseído y turbulento dejándote caer por ríos y aguas rápidas queriendo parar, para sanar cortes y heridas, otras te besa la tranquila paz del águila cruzando el valle, por el cauce de ese mismo río.

En la discordia de ambas caras de la moneda, te vas haciendo más fuerte, más ligero como si fueras un sabio con tu bola de cristal.

El águila y el río observan tu porte admirados por tu belleza.

Así hoy es un nuevo día, un amanecer con la luz tocando tus alas, volando libre, ilimitadamente alcanzando tus sueños los que ya conocías y los que surgen totalmente nuevos.

HOY

Mariposas volando en una nueva mañana con todo por hacer buscando entre los huecos la temprana luz del sol, intrépidas y atentas.

Mariposas despiertas en el estomago enamoradas de la vida que exuda, que nace, que es y brilla.

Inspiradas en un nuevo amanecer con todo por hacer, conectando los haces que no viste ayer y sin embargo hoy están desafiantes ante ti esperando tu acción.

Te levantas, abres los brazos y respiras el frescor, único de un buen comienzo.

SIGNOS

Signos escondidos en las olas, con múltiples formas, con dibujos sesgados, otros unidos sin aparente razón pero vislumbrando entre todos ellos al fondo un horizonte de luces, con brillos de colores esmeralda.

Ondas profundas de tu pelo y de tu corazón subiendo y bajando por esas mareas que te llevan a la orilla para después volver al profundo mar, donde un silencio infinito te invade, hablando más que las palabras.

Transformación

Eres un árbol, caen las hojas marchitas en un verano, por un camino, con las botas impregnadas del polvo, que en cada pisada se hunden y levantan, como el impulso del corazón, la naturaleza te envuelve en una ceguera verde, marrón y azul.

Te conviertes en multitud de personajes , eres el lobo que persigue a las ovejas de tus pensamientos tan quietos, que el simple movimiento del viento los hace perderse en el camino, caer al suelo para que nazcan otros nuevos, verdes, frescos y radiantes como el sol que entra por la ventana del descanso de tu habitación. Eres el río que corre profundo en tu interior con los peces que a horcajadas nadan hacia el mar inmenso. Nubes de cortinas que reconocen claro oscuros, que toman formas distintas, contándote, diciendote, amándote y relámpagos deshaciéndolas en mil pedazos para crear infinitos hilos de gotas limpiándote, refrescando tu coronilla, para que veas el sol, por fuera o ¿es por dentro? … árbol, naturaleza, transformación, siempre eres, vida, luz, amor.

Mar, cielo y tierra

En la espesura de las olas se deshace la espuma en tu cara limpiando las entradas y salidas de las cuevas del corazón y de la cabeza, dejando entrar agua limpia y saliendo con prisa arena estancada, inservible, embotada por el tiempo que desaparece ante tanta belleza.

Tus ojos salados son de mar, cielo y tierra y cuando los caminos se encuentran en un instante único, una cortina de agua reblandece los duros momentos y entra la luz. Por ella a través de las ondas, en un arduo trabajo pero con un fin inédito, buscas tus destellos dormidos.

Caracolas ensortijadas por tu cuerpo elevan sonidos, rugen las olas y el latido del corazón se une al compás encontrado del mar. Eres el agua del río que corre hacia él, hacia la victoria merecida y gloriosa, como una ola gigante que puede con todo.

ZIG-ZAGS

Estás mirando por un agujero, donde los pájaros libres vuelan a su antojo gritando su libertad, haciendo juntos zig-zags, piruetas increíbles, acrobacias perfectas, como si siempre hubieran estado preparados para eso y llenándose de una energía imparable y limpia entre unos y otros.

Por eso un impulso crece en ti, eres uno de ellos, respiras y de pronto vuelas con ellos, sientes el viento, la libertad pegada a tu cuerpo queriendo contagiar al mundo de lo que realmente merece tiempo.

El agujero se cierra y estás dentro o fuera, no lo sabes, si eres pájaro, si eres viento, si eres una invención propia o algo late y late y te descubre, el giro que escuchas en sueños.

Tierra, firmamento, estrellas, volcán, locura, ancestros pero ya sabes que no estás, donde no quieres, saliste y vuelas cuando eres el diamante en bruto y tu cabeza no pesa.

Despertando

Extiendes tus dedos hacia el sol, hacia el cielo, hacia el amor y tus manos entrelazan otros dedos formando oleadas inseparables que sienten los latidos de la tierra, que llegan a tus sienes, que se abren al mar de pensamientos formando remolinos que centrifugan lo inconmensurable de la vida.

Es tan bello el descubrimiento, tan real que no entiendes como no lo viste antes, si estaba ahí sin más como las cosas sencillas.

Si un olor a campo tras la lluvia, con espigas donde se refleja el sol y que son puntos de luces cosiéndote por dentro.

Cada hilván una respiración en la que crujen los huesos que descubren una nueva vida.

Eres una amapola al viento que canta una canción, quizás parece débil pero su color destaca por alguna razón.

Despertar

En este despertar que embarga al corazón del que caen gotas de rocio al campo de pensamientos , donde crece aquí y ahora la verdad latente que palpitaba milenaria, intentando transcender todos los huecos vacíos. En cada respiración mueves tus cadenas, las escuchas y quieres romperlas.

Fantasmas del pasado corren despavoridos y huyen de ti, reconociendo tu esfuerzo y la fuerza latente en este instante opulento de sabiduría.

Desgarras tu garganta que grita al fin libre de su prisión y en cada paso tu huella marca un tiempo nuevo, una transcendente emoción que quiere paz.

Así rastrillas el campo, siembras luces en plena oscuridad y no sabes que ocurre que entre el trigo aparecen miles de héroes y todos sois uno, unidos por la invisible y maravillosa vida, hilvanando libres una nueva esperanza tras la tiniebla.