PRIMAVERA

Subiendo por la ladera de la montaña, descubres flores que no conocías, únicas en su especie.
Despiertan en ti luces nuevas por las que andar y te invade una gratitud infinita.
A veces caen piedras que ruedan y las golpean pero su fuerza y raíz las hace crecer siempre de nuevo pase lo que pase, con tal esperanza que recolocan tus huesos al respirar.
Y te ríes de las caídas porque en su malestar siempre hay tesoros escondidos, perlas variadas, puertas que se cierran para abrir otras.
Así cruzas el umbral de lo desconocido y la primavera nace de nuevo, sus colores te hacen jugar con las mariposas que salen por doquier de tu cabellera, de tus manos, de tu pecho impulsadas por tu corazón.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s