EL SOL

Como distinguir, si el viento sopla a favor, si el rumbo es el que ruge en tu corazón, desbordando columnas, cuando lo anestesias con un gris metálico.

Como derrotar al nebuloso miedo que hace espirales, engarzándose en tus muñecas. Esas pulseras no son las tuyas, te alinean.

Solo abriendo los ojos y sonriendo al sol, se despejan los caminos, se desenreda la madeja, tirándola lejos hacía ese resplandor.

Un pulso intenso desborda tus muñecas, que rompe los aros que les aprisionaban.

Que ridículo el miedo, tus ojos abiertos lo observan y desaparece cual alimaña.

Ahora que la vida rompe tus gafas y ves el sol, con tus ojos, en tu plaza.

SOL 09-05-16

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s