LLUVIA

Caen las gotas de agua limpiando los más sucios agujeros, destaponando entrañas, ahogando en el fango lo inservible.

Las margaritas ahogándose tan pequeñas parecen crecer por momentos para poder respirar fuera del agua ese precioso olor a lluvia, erguidas y orgullosas.

Los truenos despiertan de ese narcótico de dejar pasar, sin poder hacer y actuar porque al ver los rayos aparecen serpenteantes caminos por doquier, iluminando en ese breve instante ese lugar que habitas.

Eres esas gotas, te dejas fluir y llevar por ellas, llegas a un río que cruza de costado a costado tu ser y en ese fluir abres los ojos y ves.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s