Despertando

Extiendes tus dedos hacia el sol, hacia el cielo, hacia el amor y tus manos entrelazan otros dedos formando oleadas inseparables que sienten los latidos de la tierra, que llegan a tus sienes, que se abren al mar de pensamientos formando remolinos que centrifugan lo inconmensurable de la vida.

Es tan bello el descubrimiento, tan real que no entiendes como no lo viste antes, si estaba ahí sin más como las cosas sencillas.

Si un olor a campo tras la lluvia, con espigas donde se refleja el sol y que son puntos de luces cosiéndote por dentro.

Cada hilván una respiración en la que crujen los huesos que descubren una nueva vida.

Eres una amapola al viento que canta una canción, quizás parece débil pero su color destaca por alguna razón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s