UNA GOTA

En un mar inmenso, nado a tu encuentro y mientras llego, medusas envenenan mi cuerpo, soltándolo lento.

Solo tengo que llegar a ti, pero me entretengo, me pierdo y el veneno, empieza a hacerme ver visiones en este desierto acuático que me invento.

Me expongo al sol y al viento con tal de entrecruzar contigo alguna puerta del templo y secarme del temporal que azota mis pensamientos.

Confieso que soy una gota, perdida en un mar, pero afín a mis sueños, que todas las noches tamborilean, para asentarse.

Al fin esta noche se hace luz, el silencio adivina que ya no hay veneno.

Tus besos me curan todos los males, aunque sea en un sueño, de tanto repetirse se hizo real y tiemblo

ROSAS con gotas 12-05-16

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s