MUSGO

Un musgo creciendo en las hendiduras, sanando heridas que ya no sangran.

Su verde esperanza, esponjoso y húmedo, absorbe la costra negra, entrando la luz por todos los huecos.

Una culebrilla recorre tu espalda, removiendo espacios que antes estaban yermos, llenos de flores con todos los colores de tu paleta.

Si un pintor, pintara un cuadro con todo lo que tus entrañas llevan, encontraría colores que buscaba en otro planeta.

Tu se los muestras, ahora, que las campanas suenan y repican de alegría, cuando respiras y sueñas.

Ese musgo de tus baldosas inquietas, las rompe y ya no eres suelo, eres un cielo de nubes frescas.

Embadurnas de sol hasta los momentos, donde se oxidan cuentas, de los collares que te ahogan sino respiras con fuerza.

Se rompen y caen al vacío porque tu suelo, ahora es un cielo de estrellas, con todos los puntos de luz que tú quieras.

musgo 24 de ABRIL DE 2016

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s