Luciernagas

En el horizonte, un corazón volcánico es el sol, de rojo, naranja y bermellón.

Cuando lo miras tus ojos arden de pasión, encendiendo luciérnagas cuando la noche está oscura en tu interior.

Descubres caminos alumbrados por ellas, que recorren espacios cerrados antes a tu razón.

Vericuetos con pistas de tu vida, que resurgen fuertes, inmensos, galopando por tus praderas.

Naciendo sorprendentemente, desde el ombligo hasta la estrella más alta, que habla a la luna de luciérnagas encendidas por el sol.

Imponente pasión, cuando encuentras la frecuencia volando por todas partes, sea de noche o de día, hay un dulce latir.

luciernagas 23-02-16

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s