Esos ojos

Un brillo en tus ojos amante, anhelante y no opaco cautiva al sol, antes oculto ante un pedestal de indecisión.
Desbordas las fronteras, que caen a tus pies en mitad del todo, que resuena como un eco.
Se abren los postigos que con mil candados cegaban esos ojos que deambulaban, sin una carismática razón.
El engranaje del corazón se acomoda a la luz, que surge dispar y diáfana hacia el mundo.
Despiertas y la calma surge del grito silencioso de tu amor que ni pestañea, extasiado.
Segundos luminosos, empaques fugaces, embriagan la escena.

manantial 07-04-16

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s