El río

Pasa el río delante de ti, no duda, por eso mete tus pies y zambúllete en el.
Refréscate en sus aguas que conducen tantos vestigios de ti.
No lo dejes pasar que su corriente te lleva hasta tu profundo mar.
Tírate ya!!
Verle pasar ya es un prodigio, a veces tan ensimismado estás que solo ves a los alacranes en el desierto andar.
De pronto un espejismo de agua te rodea, pero es tan real, que si te tiras y no está, habrá que esperar a que la corriente te vuelva a salpicar.
Con los años ves siempre agua, por cualquier lugar, sólo queda sumergirte de los pies hasta tu frente, con tu pelo chorreando, para llegar respirando y soñando a tu profundo mar.

mares 3 de mayo de 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s