Primavera

Debajo del gélido manto de la nieve la tierra palpita, un hormigueo incandescente, que surge imparable rugiendo con una infinita fuerza.

Eres tú primavera llamando lentamente a la puerta, con tu fogosidad impertérrita derrites el frío, despiertas la sal de las venas que de nuevo empiezan a notar la intensa vida correr.

Sube la hierba invadiendo el corazón con amapolas de ese intenso rojo vivo y fresco que encienden luces apagadas de las cuevas y laberintos de la cabeza.

Las raíces de los árboles se empiezan de nuevo a alimentar y los brotes verdes despuntan libres, vivos y tan tiernos que el júbilo alegre de la dicha de vivir por un instante todo lo llena.

El magma de rocas internas acelera su paso para abrir caminos hacía el exterior y canoas ardientes suben y suben por todos los sitios.

Tartamudeas en este sentir que abre tus brazos hacia la cumbre de la montaña.

Sueños elevándose certeros por las lianas de tu conciencia.

Explorando

En el epicentro de donde salen todas las formas que van y vienen se entremezclan tus más consabidos sueños que como pompas de jabón aparecen.

Si esperas unos segundos explotan ante tus propias narices y se descubren bellas posibilidades, desde ser una lenta tortuga que lleva un tesoro hasta poder volar al otro confín del mundo sin red.

Un universo ante ti para explorar con las lianas que cruzan tu selva y como es la tuya aunque no lo creas siempre tienes la fuerza suficiente para pasar de unas a otras.

Importante danzar entre las flores y la maleza descubriendo el pálpito al pisar la tierra y sentir las raíces que te ponen de pie.

Latidos

Revueltas por los bancos de pensamientos, pero el corazón firme no se deja ganar el tiento.

Hiedras recorriendo fangos y humedales en la selva y el machete al viento no se deja ensortijar por sus banales cantos de sirenas zafias.

Tú eres un verso del universo con latidos únicos, con todos los bosquejos de tu caminar incierto.

Hace un rato que te tocó un halo, un noseque, un presentimiento y había una espada engarzada en el musgo que esperaba una mano y tú la sacas sin esfuerzo.

De pronto tú sanas de tus idas y venidas por las murallas del castillo impuesto.

Lanzas lo malo y lo troceas en diminutas cuentas que se pierden en este sueño de la vida.

Entre los huecos

Rozando el cielo aún con todas las visicitudes que a veces no te dejan volar, tú ahí como un relámpago queriendo llegar a las nubes.

Llegas con el ahínco fiel del corazón, para besar a la vida con tantos besos como días.

Has descubierto los huecos por donde circula un aire nuevo con el que te elevas hacia arriba y las acrobacias al igual que te despeinan, te resfrecan y tus resortes internos te levantan, te curan y animan.

En el horizonte un sueño, en la oscuridad una luz y en tu corazón un amor eterno, tan vivo como la selva de tus enfrentamientos.

Lianas que cruzan tu cuento, versos en las cortezas cayendo y se escucha el magistral suspiro del universo, inhalando estrellas, respirando en un “do” de pecho.

CUENTAS

Exploras nuevos continentes con multitud de posibilidades que se abren llenas de luz y color, caminos intrigantes con reflejos tuyos en los guijarros, en la grava y el polvo.

Hundes con tus pasos los pies, creando huellas que te cantan al pisar, los pájaros plantados en los árboles te saludan, los hay de diferentes clases y cada cual emite su sonido. Te invitan a emitir el tuyo y al responder cantas con ellos y bailas en este nuevo lugar, donde tus ideas igualmente te cantan y danzan colgadas de los árboles en actitud abierta inundandote.

Una lluvia fina empieza a caer para hacer crecer las semillas de donde nacen unas plantas tropicales en este invierno que auguran la primavera soñada, arrebatada de color y amor.

Camina, vuela radiante y crece increíblemente nuevo, en este intervalo de emoción con esta lluvia que despierta lo más dormido y crea un cuento incipiente que vas a contar.

Te espero.

Luz

Caen lastres pesados de la barca del corazón y te elevas hacia un hueco de luz que se abre ante tus ojos impresionante.
Cada vez eres más ligero, tus pasos son firmes saben dónde van, sabes que te están saliendo alas que son capaces de llegar hasta allí, por encima de las rocas afiladas que con el tiempo se han ido erosionando al no ser tú.
Caes en la cuenta del proceso silencioso que como un volcán late dentro de ti y que escuchabas en tus sueños pero ahora también lo intuyes y eres capaz de pintarlo al despertar, de oler sus huellas que aparecen marcadas ante ti.
La luz cada vez más grande te deja ver al resto de corazones que te acompañan, unis vuestras manos sin saber y entonces voláis como si no hubiera un mañana, solo este presente impoluto que abre una puerta gigantesca y el ruido de los goznes con la luz te embargan.
image

MONTAÑA

Montaña escarpada voy con mis trampones decidida hacia ti.
El viento gélido en mi cara quema mi piel pero el pálpito de mi cueva interior me eleva a cada instante con más fuerza, que sale de bosques donde los lobos aúllan canciones que me animan.
Hielo, dudas deshechas refrescándome ya no queman, por una fuerza divina se transforman alimentándome y la montaña me espera firme y gloriosa.
Cumbre del corazón postrado ante la belleza de los abismos de la vida.
VOLCAN-SUEÑOS 22-02-16

Unicidad en lo alto, en el viento, en el eco de tu nombre haciendo estelas por el universo. Letras claras escritas a fuego en la desafiante montaña, en las crestas de las olas y en el oasis de el desierto, de tú desierto.
Razones que pululan con las libélulas en la orilla del río y en su fondo son la verdad llena y grande sin apariencias.
Los cantos rodados sin aristas de tanto golpear en ese fondo y ves los ánades tranquilos, nadando sin prisas, solo mirando el bello paisaje de este otoño.
Cae la noche y una luna inmensa se refleja en los ojos, con su blanca luz ve en este remanso lo que mañana por la mañana serás capaz de hacer.
IMG_0200

OTOÑO

Sé que quieres salir, sé que quieres ser más que un esbozo de un bosque de otoño húmedo y quieto.
Quieres impulsar las hojas que caen al suelo, como los pensamientos que rebotan, aunque algunos no son reales solo los ciertos, son los verdaderos.
Sí esos que te rozan y señalan más allá hacía el bosque frondoso, donde el viento envía las hojas que escriben tu cuento.
Y de pronto eres un árbol que anda porque en tu cuento eres tú saltando obstáculos bebiendo de el río que refresca tus verdades, volando hacía tu infinito interno, donde hay una luz al fondo en la espesura que dice tu nombre.
El árbol ahora es gacela, que corre intrépido y ves cerrar las trampas que te tenían preso.
raices 30 de abril 2016

AGUA

En los recónditos hilos que mueven tu vida al fondo del todo hay un mar en calma donde flotas mirando a las estrellas y ellas tintinean para ti.
Su brillo desvela nuevos caminos que se abren como cataratas abriendo tus costados, así caes en picado en una aventura desbordante con riesgo, pero también con las ganas de llegar a un sitio nuevo, a un mundo nuevo con tantas flores, con tantas posibilidades, con tantos anhelos que te refrescas en este camino atrevido, grande y nuevo.
Se rompen gruesas cadenas y la sangre de los grilletes se limpia con este agua que te inunda, que te desborda y que ama todos tus rincones.
9c3fc493-9dab-44fd-a5b1-313347b5f3bd